Disponemos de equipos robotizados con los que conocemos el estado actual de las instalaciones, así como los posibles desperfectos (grietas, roturas y deformidades). 

Una vez realizada la inspección nos dedicamos a la recogida de muestras para analizarlas en laboratorios microbiológicos y dependiendo de los resultados aportamos acciones mantenedoras o correctivas.

Además, utilizamos los analizadores microbiológicos de aire, que nos permite determinar la calidad del aire por metros cúbicos.

Como paso final y tras haber comprobado el estado de los conductos, elaboraremos un informe técnico con las grabaciones y fotografías recogidas, memoria de los equipos utilizados, resultado de los análisis microbiológico, certificado de idoneidad o acciones correctivas y recomendaciones para su mantenimiento.

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted